¡Buenos días mis artistas!

¿Qué tal la semana? La mia un poco floja de curro, pero algo productiva en las labores. He podido avanzar en mi caperucita, que en este cuadrante me estoy dando cuenta de que hay poco puntos-confeti, que en los anteriores.

Como se puede apreciar sigo bordando ramas de árboles jejeje. 😉

También he avanzado con el Mistery SAL, que he pensado subiros un post exclusivo de esta obrita.

También estas dos últimas semanas, he estado hablando con Tati del blog Mi maleta lila que esta preparando un post superchulo, en el cual participo. Cuando lo tenga preparado os lo posteo. Su blog me tiene “enganchada”.  Pasaros y ver sus maravillas.


  

Por último, esta fin de semana también he ido a comprar hilos de urgencia. Los llamo asi cuando son unas pocas madejas y me acerco a por ellas a la merceria, no me merece la pena pedirlas por internet. Pero voy a comentaros mi experiencia en la que he salido un poco defraudada con dicha tienda.

Fui con mi listado de hilos (unas 10 madejas) y llego a Almacenes Cobián, en la Plaza de Pontejos, ya que al que normalmente voy, estaba cerrado ya que era sábado por la tarde. Entro, la tienda, de por si la han cambiado, ya no es como hace un año, que ibas y tenias secciones (la de bistureria, la de botones, la de telas, la de lanas, sombrereria, etc), ahora directamente es como un supermercado, un autoservicio, ya no hay apenas trato con la gente. Y los pocos que hay, no te atienden ya con tanta experiencia.

Me sentí frustada en dos ocasiones, mi chico que me acompañaba alucinaba con el sitio. En la primera ocasión fue cuando me dispuse a elegir las madejas que llevaba en la lista, cuando veo que en la marca DMC no hay prácticamente ninguna de mi número, te acercas a preguntar a los que se suponen que están en la “sección” de hilos y alli nadie te hace caso, ya cansada por la situación, decidí coger los hilos en ANCHOR, saqué mi movil y con la tabla de conversión que llevo guardada (en casos de emergencia siempre es bueno llevar jajaja) le iba diciendo los códigos a mi chico para que echara las madejas en la cesta.

La segunda fue que no encontraba agujas para punto de cruz, asi que pregunto en caja y me dice el chico que preguntara a una de sus compañeras que ella me ayudaria, al llegar a la compañera en particular, esta ni siquiera me prestó atención ya que me dijo que estaba con unos señores y que no me podía ayudar, cuando los señores simplemente le habían preguntado una duda y se fueron, al final me tuve que elegir yo sola las agujas en la sección, y deciros que fue un poco confuso porque tienen mezcladas las de tapizar con las de bordar.

Menos mal que la siguiente vez que tenga que hacer una compra así, iré a mi tienda de siempre que tienen un trato más cercano y si tienen dudas al momento te las resulven. Tardaré mucho tiempo en volver a pisar Almacenes Cobián,que se quejan de que todo esta por internet y pìerden clientes. Pues con el trato que dan, por lo menos a la juventud, no tengan duda de que internet será nuestra nueva tienda.

Pues hasta aqui puedo escribir, a seguir dando puntadas de colores…
Besotes

Anuncios